Krayg Peña

Regresar
Julio, 26 del 2017

 

 

Amante de las olas, deportista y comunicador de profesión. El venezolano se encuentra hace unos años trabajando en la televisión peruana en programas de competencia. El exnovio de la actual prófuga Korina Rivadeneira vive, desde nuestro país, el mal momento que pasan sus compatriotas y nunca duda en mandarles fuerzas vía redes sociales. Su futuro es incierto por cómo se encuentra en este momento la situación migratoria de diversos extranjeros, sin embargo, Peña ha demostrado ser un hombre correcto y ha logrado hacer carrera en televisión sin ningún escándalo. Hoy nos cuenta, entre otras cosas, sobre su postura ante el presidente de su país en el siguiente cuestionario.


–¿Cuál es tu postura frente a la situación de Venezuela?
–Estoy muy preocupado porque tengo familia allá. Creo que es momento de un cambio y  que protesten y estén en contra de un gobierno que no respeta la libertad de expresión. Estoy totalmente en contra con lo que ha venido haciendo con el país. Venezuela podría estar mucho mejor y por culpa de un mal manejo no ha seguido avanzando.

–¿Has sentido apoyo de parte de los peruanos?
–Sí, por supuesto, me han hecho sentir como en casa.

–¿Qué es lo que más te gusta del Perú?
–La comida primero. También me gusta mucho la selva, Tarapoto. También las olas ya que yo corro tabla.

–¿De qué te desempeñabas antes de venir?
–Estaba viviendo en EE.UU. y estudiando inglés para entrar a la universidad y terminar mi carrera de comunicaciones.

–¿Cuáles son tus próximos planes?
–Me gustaría sacar mi propia marca de ropa e irme por lo que me gusta que es la publicidad.

–¿Cómo disfrutas tu tiempo libre?
Corriendo tabla cuando puedo y haciendo deporte.

–¿Cuál es tu logro más importante a nivel profesional?
–Lograr desenvolverme en el área que me gusta que es la publicidad. Esto de la televisión, si bien no es lo que estaba estudiando, es también una rama.

–¿En qué profesión no te hallarías nunca?
–Medicina. Le tengo miedo a la sangre y a las agujas. Veo sangre y me desmayo.

–¿Cuál ha sido tu cambio de look más radical?
–Una vez me rapé la cabeza a cero por una apuesta y quedé prácticamente calvo.

–¿A qué le temes?
–A los tiburones. En un par de ocasiones corriendo tabla me encontré con unas aletas.

–¿Qué costumbre debería quedar definitivamente en desuso?
–Discriminar, así sea en broma.

–¿Qué ventajas tendría ser del sexo opuesto?
–Que los hombres las buscan y ellas solo tienen que decir quien les gusta y quién no.

–¿Cuál ha sido el papelón más grande de tu vida?
–En la universidad. Una vez tenía una exposición ante más de 90 personas y no tuve tiempo de estudiar. En plena exposición me quedé callado, no tenía nada que decir. Algunos se reían eso fue un papelón.

–¿En cuál de los siete pecados capitales caíste últimamente?
–La gula, he estado comiendo exageradamente.

–¿Qué consejo, lección o enseñanza le quisieras dejar a tus hijos?
–Que sean lo más transparentes posibles y que respeten a las personas. Que hagan el bien porque de lo que hagas vas a recibir.

–¿Cuál es el mejor lugar para hacer el amor?
–En la playa.

–¿Qué has dejado de hacer por temor al qué dirán?
–Siempre he hecho lo que me ha parecido correcto y lo que he querido.

–¿De qué huachafería has sido testigo últimamente?
–El presidente de Venezuela echándole la culpa a EE.UU. de lo que pasa en el país. O bailando mientras el país está en crisis.

–¿Cuál ha sido tu gran travesura de infancia?
–Una vez pedimos tres pizzas en el colegio a nombre de un profesor con el que no nos llevábamos muy bien. Y el delivery llegó y estaba buscando al profesor que no había pedido nada. Terminamos expulsados por graciosos por una semana.

–¿Qué titular te gustaría leer mañana en los diarios
–Venezuela es un país libre.

–¿Con quién te gustaría estar en una isla desierta?
–Ahorita no sé, no sabría a quién decirte, seria con mi mamá. No tengo con quien ahora.

–¿Conoces alguna celebridad? Cuéntanos la anécdota.
–Tuve la oportunidad de tomarme unas fotos y compartir un día con David Beckham. Es tímido y callado. Además no es tan alto como pensaba. Llegó súper sencillo en  camiseta y sandalias.

–¿En qué o quién reencarnarías?
–En algo del mar. Un tiburón, algo así.

– En el día del juicio final, ¿irías al paraíso, al purgatorio, o al infierno?
–No sé, no me preocuparía. Iría al lugar que me toque con la tranquilidad de haber hecho las cosas lo mejor que pude.

–Si te quedara un día de vida, ¿qué harías?
–Correr tabla en Indonesia con mi mamá y mi familia

–¿Qué es lo más loco que has hecho por amor?
–Irme a vivir a otro país y dejar todo.

 

Comentarios