Karina Borrero

Regresar
Marzo, 19 del 2015

 

Karina Borrero

Se inició en el periodismo en Canal N. Luego la profesión la llevó a ser cronista de viajes (“es el mejor trabajo del mundo”) y a editar una publicación de decoración.



Descubre ELLOS&ELLAS en:    INSTAGRAM◄   ►FACEBOOK◄     ►TWITTER



Hoy es conductora del noticiero América Noticias (edición mediodía) y del magacín ‘Edición Limitada’, que se emite los sábados por la noche. En la siguiente entrevista, Karina confiesa que ha hecho varias locuras de amor, “pero ninguna publicable”. 



–¿Cómo surge la idea de estar en el programa ‘Edición Limitada’?


–Presenté el proyecto a la gerencia del canal hace varios meses. Era como la quinta vez que iba con un proyecto bajo el brazo y finalmente le dieron el ‘go’ para el piloto. Cuando me llamaron para confirmarme que lo querían emitir,–estaba manejando– me tuve que estacionar porque de lo contrario, chocaba.



–¿Cómo tomas el hecho de competir en el mismo horario con Magaly Medina?


–Sabemos que los canales programan sus más grandes apuestas en el prime time del sábado. Por ello miramos esta programación con respeto.



–¿Qué significa el periodismo en tu vida?


–Es como un compañero de vida. El periodismo me ha visto crecer.



–¿Qué estás leyendo en estos momentos?


–Tengo tres libros puestos en filita en la mesita de noche. El primero es ‘El Amor de mi vida’ de Rosa Montero. Luego está la relectura de ‘El perfume’ de Patrick Süskind. Un libro de cómics de Maitena a los que les doy un reojo para reírme. También está El Mueble y Caretas.



–¿Cuál es tu logro más importante a nivel profesional?


–Me da la impresión que si algún día “siento que tengo un gran logro” me iré a sentar a mi casa sin más que hacer.



–Un defecto, una virtud.


–Un defecto: soy recontra desorientada. Ahora mismo el Waze es mi mejor amigo. Una virtud: soy buena para organizar espacios.



–¿En qué profesión no te hallarías nunca?


–No lo sé. De verdad me daría curiosidad trabajar en algo completamente diferente a lo mío. Al menos para ver cómo es.



–¿Cuál ha sido tu cambio de look más radical?


–Cuando tenía 15 años me entró la locura y me hice ‘frizado’. Aún reprocho a mi madre por dejarme. ¡Quedé horrorosa!



–¿A qué le temes?


–Soy claustrofóbica y cuando entro a un ascensor me pillan unos ¡nerrrvios! Voy contando los pisos uno a uno.



–¿Cuál es tu sueño o pesadilla recurrente?


–No tengo sueños recurrentes. Tengo sueños donde resuelvo cosas en plan CSI. ¡Podrían ser novelones!



–¿Qué costumbre debería quedar definitivamente en desuso?


–Que la gente ponga el celular a lado de los cubiertos a la hora de comer.



–¿Qué ventajas tendría ser del sexo opuesto?


–¡Hacer pila en cualquier lado!



–¿Cuál ha sido el papelón más grande de tu vida?


–Una vez, en vivo, me olvidé el nombre de mi entrevistado. Tampoco lo tenía escrito en pauta y hacía larga la presentación para que el switcher lo pillara, pero no se daban cuenta y no atinaban a soplármelo. Tuve que mirarlo y decirle: “Me va a disculpar pero, ¿cómo se llama?” ¡Papelón!



–¿En cuál de los siete pecados capitales caíste últimamente?


–Comer y amar no es pecado.



–¿Cuál es el mejor lugar para hacer el amor?


–No depende dónde sino con quién.



–¿Qué has dejado de hacer por temor al qué dirán?


–Pedir que me envuelvan la comida que dejé por roche a que me vean saliendo con mi bolsita.



–¿De qué huachafería has sido testigo últimamente?


–De la típica huachafería limeña de clasificar y valorar a la gente según el colegio donde estudiaron. Me resulta hasta ridículo.



–¿Cuál es la peor mentira que han dicho de ti?


–No vale la pena darles importancia.



–¿Qué titular te gustaría leer mañana en los diarios?


–Te diré más bien que desearía no leer nunca más: la muerte de niños por falta de atención medica, o la muerte de personas porque una combi asesina se subió a una vereda para ganar pasajeros, o que mataron a alguien en la puerta de su casa.



–¿Qué moda debería volver?


–La de pintar los murales del Centro Histórico. Era lindo caminar por ahí y encontrarte con ellos, le daban carácter a nuestra ciudad y te iban abriendo paso contándote historias. 



–¿Con quién te gustaría estar en una isla desierta?


– Con MacGyver para que me saque de ahí. ¿Yo en una isla desierta? ¡Me da algo!



–¿En qué o quién reencarnarías?


–Me gustaría vivir mi vida tantas veces como sea posible  a ver si puedo pillarle el truco.



–En el día del juicio final, ¿irías al paraíso, al purgatorio, o al infierno?


–¿No podría tener un free pass para chequear qué tal es cada uno? A lo mejor nos han cuenteado, por eso quiero echarles un vistazo.



–Si te quedara un día de vida, ¿qué harías?


–¿La verdad? No me gustaría enterarme que me queda un día de vida. Ya veré cómo me despido de los que quiero cuando esté del otro lado.



–¿Qué es lo más loco que has hecho por amor?


– Uyyyy. He hecho un montón de cosas locas por amor, ninguna publicable, por cierto.



Comentarios