Fernando Zevallos

Regresar
Marzo, 09 del 2017

 

 

Desde hace 33 años, Fernando Zevallos lidera un grupo de jóvenes que creen en el desarrollo de la sociedad a través de las artes. En esta oportunidad, nos presenta ‘Aire libre’, un espectáculo de calle, itinerante, que montará junto a la quinta promoción de la escuela profesional circense La Tarumba. Trapecistas, equilibristas y malabaristas crearán una atmósfera gitana en busca de la libertad. Zevallos confiesa en esta entrevista que en su etapa escolar no asistía a clases en las temporadas de circo “Los profesores ya sabían que no había manera de que yo asistiera durante esos días”.


–¿Cuál será la temática del espectáculo que montará La Tarumba por su aniversario No. 33?
–La gran novedad es el circo al aire libre.

–¿Qué te motiva a crear cada espectáculo?
–Digamos que mi fuente de inspiración siempre es el Perú.

–¿Cuáles son tus proyectos futuros con relación a ‘La Tarumba’?
–Este año montar el espectáculo en carpa. El próximo, teatro ecuestre. Y, más adelante, contar con la sede de ‘La Tarumba’ en el campo, donde podamos hacer teatro, circo y música en relación con la naturaleza.

–¿Qué estás leyendo en estos momentos?
–Un libro sobre la obra de Julio Ramón Ribeyro titulado ‘La Lima de Ribeyro’, editado por Henry Mitrani. También estoy releyendo “El circo y sus figuras” de Sebastian Gash.

–¿Cuál es tu logro más importante a nivel profesional?
–La consolidación de ‘La Tarumba’, que si bien es un logro compartido, creo que es un sueño contundente.

–Un defecto, una virtud…
–Un defecto, que a la vez puede ser una virtud, es la pasión que le pongo a las cosas.

–¿Cómo pasas tus días?
–Entre Pachacamac con los caballos y en el trabajo con los artistas. Y en la noche con un poco de música y algún libro.

–¿En qué profesión no te hallarías nunca?
–En política.

–¿Cuál ha sido tu cambio de look más radical?
–El cambio que obró la naturaleza en mí. Esta frente amplia y esta barba teñida de nieve (risas).

–¿Cuál es el objeto que más tiempo lleva en tu mesa de noche?
–No es exactamente en mi mesa de noche.  No soy de amarrarme a los objetos, pero cuido ciertas cosas que pertenecen a la historia de ‘La Tarumba’.

–¿Qué costumbre debería quedar definitivamente en desuso?
–La discriminación. Sea cual sea el motivo.

–¿Qué ventajas tendría ser del sexo opuesto?
–Seguramente sería guapa (risas). Y no el feo que soy.

–¿Cuál ha sido el papelón más grande de tu vida?
–No lo sé. Creo que he sido un hombre con suerte hasta para eso.

–¿En cuál de los siete pecados capitales caíste últimamente?
–En la gula.

–¿Qué consejo, lección o enseñanza quisieras dejarles a tus hijos?
–A mi nieto también: Que luchen por su vocación y que trabajen por sus sueños.

–¿Cuál es el mejor lugar para hacer el amor?
–Cualquier lugar donde no moleste al resto, ni el resto me moleste a mí.

–¿Qué has dejado de hacer por temor al qué dirán?
–Nunca me preocupó el qué dirán. Yo solo seguí mis sueños.

–¿Cuál ha sido tu gran travesura de infancia?
–No es una travesura, pero en época escolar, precisamente en la temporada de circo, dejaba de ir al colegio. Los profesores de primaria y luego los de secundaria ya sabían que no había manera de que yo asistiera durante esos días.

–¿Cuál es la peor mentira que han dicho de ti?
–Que maltrato a los animales cuando realmente los amo.

–¿Qué titular te gustaría leer mañana en los diarios?
–Que el Perú se encuentra entre los primeros puestos en calidad educativa a nivel mundial.

–¿Qué moda debería volver?
–La costumbre de compartir los espacios públicos y abiertos.

–¿Qué película te ha hecho llorar? ¿Y reír?
‘La vida es bella’ y ‘Cinema paradiso’ me han hecho reír y llorar respectivamente.

–¿Qué noticia te impactó recientemente?
–Varias relacionadas con la corrupción, la delincuencia y con el crimen de José Yactayo. Todo eso sumado a los desastres naturales. Estamos viviendo un caos a todo nivel.

–¿Con quién te gustaría estar en una isla desierta?
Paso…. (risas).

–¿Conoces alguna celebridad? Cuéntanos la anécdota.
–Sí, a Clement Marty, alias ‘Bartabas’ del teatro ecuestre Zíngaro de Francia.

–¿En qué o en quién reencarnarías?
– En un caballo.

–En el día del Juicio Final, ¿irías al paraíso, al purgatorio, o al infierno?
–Espero que el cielo sea divertido. Si no voy a pedir mi traslado al infierno. Al purgatorio de ninguna manera porque no es ni chicha ni limonada.

–Si te quedara un día de vida, ¿qué harías?
–Estar con la gente que quiero y que amo.

–¿Qué es lo más loco que has hecho por amor?
–Vivir con la misma mujer por más de 30 años.

Comentarios