La Ruta Caliente

Regresar
junio, 27 del 2013

 

Cuatro lugares en Lima para hacer llevadero el invierno con una buena bebida. Té, café, chocolate y emoliente. Un paseo que calienta los ánimos.


Luciane Delpino, gerente y fundadora de La Quinta Esencia, especializada en té. Se encuentra ubicada en C.C. Caminos del Inca –Tda.7, Calle Monterrey 258 – Chacarilla del Estanque, Surco.

El Viaje Interior

Hay de todo para el alma en La Quinta Esencia, el establecimiento que Luciane Delpino abrió en el 2008, en el C.C. Caminos del Inca. Allí podemos encontrar una gran variedad de tés (alrededor de 100), con insumos provenientes de diversas partes del mundo (desde Kenya, Sri Lanka, Japón a Inglaterra). Aquí uno descubre lo último en cuanto a tés se refiere, tanto en aromas como sabores, pero también en cuanto a accesorios (tazas, teteras, etc.). El lugar es todo un refugio para los aficionados al mundo del té.

"Empezó como una librería especializada en temas de espiritualidad, mente y cuerpo. ¿Con qué acompañar estas lecturas? ¡El té! una bebida vinculada ancestralmente a la salud, a la belleza estética, a momentos de introspección, meditación y sosiego; indulgencia individual y alegría compartida. Lindísimo para mí…La belleza de lo simple, un buen libro y una taza de té" nos cuenta Luciane. La surtida librería, que se haya en el segundo piso, cuenta también con muchos libros para niños. Es un ambiente ideal para reconfortar no solo el paladar sino también el espíritu.


K.C. O’Keefe, gerente general de Café Verde, ubicado en Av. Santa Cruz 1305, Miraflores.


Aroma Familiar

La historia empezó en el 2007 cuando K.C. O’Keefe y su esposa Tatiana abrieron un local ubicado en la Av. Santa Cruz, en Miraflores al que llamarón Café Verde. Ya desde hace varios años la pareja venía exportando café proveniente de Cuzco y Jaén. “Café Verde es el grano crudo, y es el grano que exportamos. La idea de abrir un local salió de pensar si nuestro mejor café sale afuera por qué no podemos servirlo aquí. Es así que el mismo café que mandamos a Gran Bretaña, Estados Unidos o Japón, es servido aquí” nos cuenta O’Keefe, natural de Estados Unidos.

Y es que Café Verde no es sólo un lugar para saborear un buen capuccino y un expreso, sino también para comprar granos tostados y prepararlo en casa “Nosotros vendemos grano entero y animamos a nuestros clientes a moler su café, porque si lo hacen en casa el aroma es mayor. Si nosotros lo molemos, pierde el 70% de sus propiedades aromáticas”, agrega O’Keefe quien es consultor internacional especializado en entrenamiento de cafés especiales, y el único licenciado Q Grader trabajando en el Perú.


Melissa Reategui, chef de Chocomuseo, sirviendo chocolate acompañado de brownie.


Por Amor Al Chocolate
En la cuadra tres de la calle Berlín, en Miraflores, sólo se  habla de chocolate. Y es que los franceses  Alain Scheneider y Clara Isabel Días han abierto allí una sucursal de su exitoso Chocomuseo, que cuenta con locales en Cuzco, Nicaragua y demás países de Centroamérica. Como su nombre indica es un lugar donde se vive toda una experiencia chocolatera.

Hay láminas, infografías y videos sobre la producción del cacao y la historia del chocolate. Además se puede recibir un curso al paso de preparación del tradicional dulce y desde luego, servirse un buen chocolate caliente, en sus dos variedades: la receta Maya, con miel de abeja y ají; y Conquistadores, con canela y clavo.


Miguel Aquije, gerente de La emolientería, ubicada en la cuadra 5 de la bajada Balta en Miraflores. Se especializan en emolientes con pisco


Emoliente Caliente

Hace tres años un pequeño establecimiento en la calle Bonilla en Miraflores empezó a desbordar de comensales, atraídos por el emoliente. Así nació La emolientería y, ante tanta demanda, su dueño Miguel Aquije, se ha visto obligado a abrir otro local en la esquina de la Bajada Balta con Gálvez en Miraflores. La especialidad de el local es el emoliente con pisco (que la familia de Aquije produce en Ica).

"Estube 9 años fuera del país, al volver hice un estudio que arrojó que la gente limeña era más emolientera que cafetera. Y no había ningún lugar donde la gente pudiera tomar un emoliente de una forma cómoda y agradable".La emolientería funciona también como plataforma artística y en su nuevo local realizan exposiciones con artistas de nuestra amazonía.
Comentarios