Raúl Tola

Regresar
Agosto, 08 del 2013

 

El periodista y escritor acaba de presentar su cuarto libro, ‘Flores amarillas’. Aquí, comenta sobre su novela y su decisión de mudarse a Madrid.


 ‘Flores Amarillas’. Es la historia novelada de mi familia, inmigrantes italianos avecindados en el Perú. Demoré cinco años en escribirla porque,  por ejemplo, tuve que viajar a Brunate, un pueblo chiquito de Italia de donde provienen mis antepasados. Otros aires. Decidí irme a vivir a Madrid. Estoy por allá hace cuatro meses, en un departamento de veinte metros cuadrados donde solo entra una cama. Pero la ciudad es como el resto de mi casa. No tengo jardín pero sí parques públicos, no tengo una oficina pero voy a trabajar a las bibliotecas…Pero sí, a veces extraño mi departamento limeño, mi carro y mi perro. Trago amargo. Cuando mis papás se separaron. Tenía 17 años y me afectó cualquier cantidad. Tuve una depresión muy grave. Bajé de peso y estuve hecho un estropajo. Renuncia. Me fui de América Televisión junto con la directora periodística Laura Puertas, a quien echaron por hacer bien su trabajo. A mí no me botaron, yo renuncié. Después me enteré de que igual me iban a botar. ¿Por qué se quedó Sol Carreño? No sé, ella no tendrá los mismos escrúpulos. Vida amorosa. No tengo novia. Me inventan historias porque les gusta la ficción. ¿Me provoca tener hijos? Sí, a veces, pero con que provoque no basta. ¿Soy romántico? Lo he sido, y seguramente lo volveré a ser. Proyectos. Sigo en ‘Casa tomada’, programa que va por TV Perú y que grabo durante la semana que me toca estar en Lima. En España escribo ocho horas diarias. Preparo una nueva historia sobre dos peruanos que estuvieron en campos de concentración nazi. ¿Un programa político? No creo que los directivos del cuatro me quieran. ¿Otros canales?, bueno, conversaría. Pero conversar no es pactar.

Comentarios