Luciano Mazzetti

Regresar
junio, 13 del 2013

 

"Aunque me cachueleo como modelo y de 

chiquillo fui mil oficios".

El modelo, chef del restaurante ‘Factoría 1075’ y conductor de televisión habla de su nuevo proyecto: la creación de una pequeña empresa de cerveza.


Pasión por el sabor. Soy chef hace seis años, egresado de ‘Le Cordon Bleu College’, y desde hace uno estoy en el restaurante ‘Factoría 1075’. Además conduzco el programa de cocina ‘La buena vida’, de Plus TV. Aunque me cachueleo como modelo y de chiquillo fui mil oficios (pintaba paredes y tendía camas en los hoteles), siempre tuve claro que este era mi camino. Otros intereses. Me encanta escalar montañas, volar parapente y hacer paracaidismo. ¿Me da miedo saltar desde tan alto? No, solo les temo a las películas de terror. ¡Ah!, también, a lo Javier Valle Riestra, me movilizo a todas partes en bicicleta. ¿El gimnasio? No, tengo los hombros lesionados. Buen hábito. Leo mucho. Actualmente tengo en el velador de noche algunas novelas de Ernest Hemingway y de Julio Cortázar. Creo que puedo dedicarle tiempo a esta actividad porque desde hace unos años no tengo televisor en casa. Marcas de vida. Tengo seis tatuajes. En un brazo tengo el de una calavera, que me recuerda que la vida no dura mucho. En el otro brazo tengo el rostro de un santo, copia de una estampa que me dio mi abuela. Cerca a la costilla tengo una flecha, que me recuerda que aún falta algo por liberar. Y en otras partes tengo un corazón, una pluma y letras hebreas. Proyectos. Me imagino con mi propio restaurante, pero no llevaría mi nombre, eso es un poquito ególatra. También, junto con un amigo, estoy empezando una pequeña empresa cervecera. La estoy preparando artesanalmente, en ollas, y me han dicho que sabe bien.

Comentarios