Confidencias de Juan Carlos Fisher

Regresar
Setiembre, 28 del 2018

 

Hace 15 años se presentó la obra ‘Un misterio, una pasión’ y su éxito la convirtió en una serie televisiva. Hoy, que vuelve el montaje a las tablas basado en el texto original, Juan Carlos Fisher, su director, nos concedió esta entrevista:


–¿Cuál ha sido el reto más grande al dirigir ‘Un misterio, una pasión’?

–Es una obra súper ambiciosa, con un texto casi épico. A primera instancia creí que no era el director más adecuado porque no soy amante del fútbol, pero la historia me pareció muy potente y creo que el tema del fútbol es solo una excusa para hablar de la orfandad y el fanatismo.


–¿Te ha acercado en algo al fútbol?

–He empezado a entender un poco la pasión que siente la gente por este deporte. Yo me identifico en la pasión que puedo sentir por el teatro o el cine, porque al final es el mismo sentimiento. Me gusta mucho aprender de las obras que dirijo y que sean una oportunidad para descubrir universos nuevos.

La obra trata de un joven llamado Percy o ‘Misterio’, fanático del Club Universitario de Deportes, que reúne a miembros de la hinchada para llevar su pasión al extremo: formar la Barra Norte. Crea así un mundo de violencia, como consecuencia de las ausencias familiares, pobreza, racismo y discriminación.


Perú es uno de los pocos países en el mundo que tiene rejas que separan a los espectadores de la cancha.


–¿Cuál es el mensaje fundamental que deja la obra?

–Creo que demuestra que desde hace 15 años el Perú es un país huérfano de familia, líderes y ante eso, a veces nos volvemos fanáticos. El fanatismo nos ciega completamente. En este caso es el fútbol, pero podría tratarse de la política o la religión.


–¿Crees que existe mucha violencia en el fútbol peruano?

–Sí, creo que es un reflejo del país. No aplica solo en el fútbol. Todos  hemos dejado que esto suceda al tener las autoridades y educación que tenemos.


–¿Cómo fue el montaje de la escenografía?

–Desde el principio con Mario Frías, director de arte y Chela Ferrari, directora de ‘La Plaza’, teníamos la idea de hacer una especie de cárcel.  Investigué que Perú es uno de los pocos países en el mundo que tiene rejas que separan a los espectadores de la cancha, entonces me parecía que era un elemento muy fuerte que quería tener presente de alguna manera. Ese fue el punto de partida para tener el espacio que hemos creado y estoy contento porque la gente reacciona muy bien ante esto.


La obra se presenta en el teatro ‘La Plaza’ de jueves a martes hasta el 11 de diciembre. 

Comentarios