Alfonso Simpson

Regresar
Diciembre, 13 del 2012

 

Alfonso Simpson

Mejor conocido como Alfonso de Lima en el mundo de la tauromaquia, el matador está a puertas de subir al altar y graduarse como médico.


¡OLÉ! Recuerdo que tenía diez años cuando decidí que quería ser torero. Ahora, quince años después –y aunque me haya roto una costilla,y la cabeza, en plena lidia– puedo afirmar que fue una decisión acertada. El 18 de noviembre pasado indulté a un toro y, si tuviera que dar mi vida por la gloria que viví ese día en Acho, sin duda lo haría. VEHEMENCIA. Si gano este año el escapulario de oro, aunque no estoy seguro de ello, mi próxima meta será convertirme en el único peruano que ha ganado dos escapularios. Soy una persona que siempre se traza nuevas metas y, además, soy muy vehemente. No me gusta serlo porque a veces, sin darme cuenta, puedo pasar por encima de otras personas. DOCTOR SIMPSON. A fines de año me gradúo como médico y pienso especializarme en cirugía bariátrica. Ello no quiere decir que dejaré de torear. DESPEDIDA DE SOLTERO. Además, en cinco meses me caso con mi novia Daniela, con quien tengo casi siete años de relación. ¿Tendremos hijos? Por ahora no está en nuestros planes. EN LAS NUBES. Desde los doce años hasta hoy practico aeromodelismo. Hasta la fecha he tenido más de treinta aviones. EN TINIEBLAS. No le tengo miedo a un animal de quinientos kilos, ¡pero sí a que haya un apagón en mi casa! Cuando pasa debo alumbrarme por lo menos con la luz de mi celular, o cerrar los ojos para creer que por eso no veo, y que no está todo oscuro a mi alrededor. POLÉMICA. Entiendo y respeto la opinión de los antitaurinos. Pero para mí la lidia es un arte, no olvidemos que existe un libro llamado ‘El arte de la guerra’.

Comentarios