Todos los jueves con

Reportaje

Categorías

   
Ellos y Ellas

 

Ellos y Ellas

Pepita fue mamá a los quince años de Alessandra, fruto de su primer matrimonio. Antonio y Saphie, del segundo. Julián es el menor. Foto cortesía de Pedro García-Miró.

Ellos y Ellas

 

Ellos y Ellas

 

Ellos y Ellas

 

Ellos y Ellas
La actriz Kate Winslet con Jim Threapleton, Sam Mendes y Ned Rocknroll, sus tres cónyugues. Fue duramente criticada por la opinión británica por tener tres hijos de tres padres diferentes. Ella respondió: “Nadie tiene derecho a comentar las decisiones que tomo.”
Ellos y Ellas

 

Ellos y Ellas

 

Ellos y Ellas

 

Ellos y Ellas

 

Ellos y Ellas

Jennifer Lopez con Ojani Noa, su primer esposo, y Cris Judd, el segundo. Después del divorcio con Marc Anthony, su tercer esposo, y con dos mellizos cuya custodia comparte, volvió a encontrar el amor en uno de sus bailarines, Casper Smart, dieciocho
años más joven que ella.

Visión Amplia del Amor

Durante muchos años, el objetivo de mantener a la familia unida ha prevalecido sobre el anhelo individual de los cónyuges. Matrimonios a todas luces infelices han perdurado por décadas o hasta que la muerte los separó, por un deber moral que poco tiene en cuenta si existen o no las ganas de permanecer unidos. 


Cuando el deseo de compartir la felicidad en pareja se desvanece, el mejor camino que se puede tomar es la separación. Eso ya casi nadie lo puede negar. Con el tiempo, la sociedad ha aceptado con más benevolencia  las rupturas que, en caso de los divorcios, no solo se dan de manera afectiva, sino también legal y religiosa. 


Pero ¿cómo se sabe cuando llegó el momento de tomar una decisión definitiva? Pues cuando la convivencia y el tiempo de estar juntos se torna indeseable y cuando se busca evadir al otro porque su compañía implica cansancio y resignación. Sea cual fuere el caso, una vez que se está seguro de que la separación es la mejor opción, hay que tomarse un tiempo para recapacitar en lo sucedido y aprender de los errores propios antes de emprender una nueva relación.

Tres veces enamorada
La cantautora y productora musical Pepita García-Miró se casó siendo una adolescente y su primer divorcio lo vivió a los veintiún años. Pepita, entonces madre de una niña, no se cerró a la posibilidad de volverse a casar. La relación con su segundo esposo duró diez años y le trajo dos hijos más a su vida. Él era un músico de nacionalidad americana y, a pesar que esta experiencia también terminó en ruptura, Pepita acepta que el amor tiene un ciclo del que se tiene la ilusión que será para siempre, aunque eventualmente no resulte así. 


“Para mí es importante vivir cada momento y proceso de manera abierta. Hay que dejar que la vida descubra sus misterios y a través de ellos, aprender. Las relaciones de pareja te enseñan mucho y te ubican en determinado lugar a ti misma. El amor, por suerte, nos trasciende y no nos pertenece. Es una energía que está para ser experimentada”,  asegura Pepita, quien tiene un cuarto hijo de doce años, fruto de una relación de más de dos décadas con el músico Manongo Mujica.

Famosas reincidentes
Cuando la talentosa actriz ganadora de un Óscar y dos Globo de Oro, Kate Winslet, anunció, a los 37 años, que su tercer hijo se llamaría Bear (Oso) y llevaría su apellido, no fueron pocos los que salieron a señalar la manera en que conduce su maternidad: tres matrimonios, con Jim Threapleton, Sam Mendes y Ned Rocknroll, en un lapso de catorce años y un hijo con cada uno de ellos.


Por ello, los tabloides ingleses la llaman ‘3x3’. Kate, que ya antes ha tenido que sortear la crítica por no ser una actriz de talla petite, declaró hace dos años en la revista Harper’s Bazaar: “No hay forma de que yo permita que mis hijos terminen desgraciados porque mis matrimonios no hayan funcionado. Hubiese deseado que ese no haya sido el caso y que esto no haya pasado en mi vida. Pero así ha sucedido y trataré de sacarle el mejor de los provechos”.


Jennifer Lopez también estuvo casada tres veces, aunque sus dos primeros matrimonios, con Ojani Noa y Cris Judd, duraran tan solo algunos meses. Una cuarta relación de alta visibilidad, que llegó hasta el compromiso oficial, pero no al matrimonio, fue la que mantuvo con el actor Ben Affleck. Con Marc Anthony, quien fuera su amigo durante muchos años, se casó en el 2004. Siete años después se divorciaron. La cantante confesó que le gusta vivir en pareja y por ello no permanece sola por mucho tiempo.


El problema de repetir
Estadísticas que estudian las tasas de matrimonio en los Estados Unidos, según el portal Psychology Today,  han reportado que el 50% de los primeros matrimonios resulta en divorcio, un 67% de los segundos pasa por la misma suerte y un alarmante 73% de los terceros, también. Las teorías para explicar este fenómeno todavía no son concluyentes. La primera y más común dice que los segundos matrimonios se dan con mucha menos cautela que el primero, como consecuencia del miedo a la soledad y la sensación de vulnerabilidad. 


El psicólogo Andrés García nos explica: “Hoy en día hay mucha necesidad de que la otra persona encaje de manera perfecta con uno. Hay poca tolerancia y las discusiones se generan por cualquier motivo, por eso es importante darse un tiempo de prueba, de tres a cuatro años, que le permita a la pareja conocerse bien. Con esto se puede concluir si el matrimonio es positivo y ver si lo que se construyó trajo resultados. Ahora, sin embargo los tiempos de prueba son cada vez más cortos y las decisiones se toman de manera precipitada”. 


Nadie se casa para divorciarse y la ilusión por tener un matrimonio duradero es un deseo natural en la mujer. Pero si la relación no funciona, no hay nada de malo en volver a buscar el amor una vez que las heridas se hayan curado. El tiempo que uno se permite estar sola es importante y, desafortunadamente, no siempre la pareja que elegimos a una edad seguirá siendo el compañero ideal para siempre.

Más Reportajes